pexels-thirdman-8940358

Entre las herramientas esenciales con las que debe contar cualquier laboratorio químico, se encuentran las Estufas de Laboratorio, también presentes en muchos centros de enseñanza superior debido a las múltiples funciones que pueden realizar.

En este artículo, vamos a ver más de cerca qué son las estufas de laboratorio, cuál es su uso y por qué son tan importantes.

Hornos y secadores

Descubra los pequeños hornos y secadores de mostrador

¿Qué son las estufas de laboratorio?

Estufa de laboratorio es el nombre genérico que identifica a toda una serie de instrumentos de laboratorio que realizan funciones similares,incluyendo hornos y secadores.

Por el tipo de trabajo que realizan, los hornos de laboratorio alcanzan temperaturas extremas que van desde los 200° hasta los 350°.

Las estufas de laboratorio suelen ser armarios construidos en acero inoxidable y están equipados con una puerta térmica y estantes internos perforados para favorecer la circulación del aire. Las paredes internas están aisladas.

En su interior se introducen diversos tipos de sustancias y materiales que pueden ser sometidos a una amplia gama de pruebas y procesos, veamos algunos de ellos.

¿Para qué sirve una estufa de laboratorio?

Gracias a la particular forma de calentar la estufa de laboratorio, o el principio de convección, el elemento calefactor no se encuentra en la misma cámara interna del horno, sino en una carcasa externa independiente. De esta manera el calor radiante no afecta a la integridad del material, compuesto o producto a ensayar.

Estos son algunos de los procedimientos que se pueden realizar con una estufa de laboratorio:

 

  • Secado: es uno de los usos más comunes de los hornos de laboratorio y se utiliza principalmente en precipitados. Se utiliza para evaporar líquidos dispersos en materiales sólidos y así separar sólidos y líquidos.
  • Secado de vidrio: otra función fundamental de los hornos de laboratorio es el secado de la cristalería de laboratorio; procedimiento preparatorio para su uso en muchos experimentos.
  • Cocción y recocido: La cocción es una forma de calentar un sustrato sin deshumidificarlo. El recocido, por su parte, consiste en calentar y enfriar materiales como el acero o el vidrio para disminuir su dureza y aumentar su ductilidad.
  • Consolidación de enlaces: los hornos de laboratorio pueden combinar el secado y la cocción para reforzar los enlaces químicos de las sustancias.
  • Esterilización: los hornos de laboratorio -en particular las estufas- también desempeñan un papel central en el proceso de esterilización de los instrumentos de laboratorio, que se mantienen a una temperatura de 160° con calor constante y se controlan durante 45 o 60 minutos.

¿No puede encontrar la cámara ideal para su prueba?

Crear su propio entorno, de acuerdo con cualquier requisito de la prueba

El horno de secado FDM 

 

FDM - Environment Makers produce hornos de secado adecuados para todas las necesidades. Los hornos son un tipo de horno de laboratorio capaz de alcanzar temperaturas muy altas y realizar todos los procedimientos anteriores. Los hornos FDM tienen un rango de temperatura de 200° C hasta 350° C y dos tipos principales de calentamiento: estático o ventilado.

Gracias a la innovadora interfaz stillFACE, los hornos FDM pueden programarse externamente de forma sencilla, intuitiva y extremadamente precisa.

¿Desea recibir un presupuesto o tiene alguna pregunta sobre el producto?

Contáctenos para recibir más información sobre este producto.